15/7/17

Reflexiones de una lectora 4: Seamos feministas

Reflexiones de una lectora
4

¡Hola, hola, hola!

 Esta vez quiero hablar de algo serio. Hace poco me sumé a una iniciativa – podéis verlo en el lateral derecho del blog –, la Iniciativa Bloggers Feministas (IBF), propuesta por Hydre Lana, del blog El blog de Hydre Lana. Un amor de chica, si queréis mi opinión. No dudéis en pasaros por allí, porque de verdad vale la pena. ¡Id corriendo a echar un vistazo a su propuesta!

 ¿Y cómo quiero intentar concienciar yo, además de con lo que ya propone la buena de Hydre Lana? Con una pequeña reflexión, sí, sí. ¡Vamos a ello!


Seamos feministas


Volví la mirada por las risas, y seguí mirando por las chicas.
Las chicas, Emma Cline

 Chicas, chicas y más chicas. Chicas que sufren, chicas que se ríen, chicas que lloran y otras que se enfadan. Pero siempre chicas. Supongo que sobra decir que, como chica que soy, doy mil millones de gracias al cielo por todo lo que hemos avanzado. Por el hecho de que no dependamos ya de los hombres para ir a hacer algo tan banal como tomar una cerveza después de un día de mierda, para ir a comprar, para salir… La cosa va de derechos y, aunque aún queda camino por recorrer, vamos paso a paso hacia la igualdad. Preciosa palabra, esa de igualdad.
 ¿Y por qué os cuento esto? Siempre digo que, después de 2017 años de historia, es harto patético que persistan algunos tópicos. Tópicos dañinos que, desgraciadamente, nos afectan directamente como lectoras, y como lectores, por supuesto. ¿Qué tópicos? A ver si os suenan mis ejemplos:
 Caso 1. Chica desamparada en mitad de la lluvia con una rueda pinchada y, sorpresa, sorpresa, viene un pene en su rescate. Sí, un pene. Decidme, ¿es qué por tener vagina no sabemos usar un condenado gato? ¿No somos capaces de cargar con una rueda? Porque si es así hacédselo saber a mis profesores de artes marciales, a ver si así nos ahorráis a mis compañeras y a mí las pesas. Chica en apuros. Chica que necesita a un chico. ¡Y una mierda!
 Caso 2. Chica a la que acosa un chico. Un desgraciado mirón y baboso que es capaz de forzarla a lo que sea, pero ojo, que aparece nuevamente un pene vengador y… ¡Sorpresa, sorpresa, sorpresa! ¡Todos salvados!
 Caso 3. Es muy tarde y una chica tiene que volver sola a casa, algo impensable para el pene con el que se ha estado acostando. Y es que, al parecer, los penes son salvavidas. Sí, sí, como os lo cuento. ¿Sabéis esas frases de ancianas, esas que vienen a decirnos que “tu hermano sale hasta tarde porque él es un chico”? A lo que yo contestaría: “y tú yo somos chicas, ¿se puede saber de parte de quién coño estás?”.
 Casos y más casos. Pensad en el que queráis. Chico que libra a la chica de una situación difícil, chico que mantiene económicamente a la chica, chico que somete a la chica a golpe de palabra… Chicas, chicas, chicas. Chicos, chicos, chicos. ¡Busquemos las similitudes, que las diferencias son evidentes! Todas, todos, somos personas. Ellos y nosotras. Nosotras y ellos.
 Hablaba hace poco con unas amigas sobre estas cosas. Hablaba de la literatura que, desgraciadamente, transmite valores erróneos. Y lo más patético del tema es que buena parte de esa “literatura” la escriben mujeres. Mujeres que, al parecer, no valoran todo lo que otras mujeres han tenido que sufrir para que a día de hoy estemos donde estamos.
 Rompamos con eso. Mandemos al maldito infierno toda esa ristra de tópicos enfermizos, de clichés opresivos que nos devuelven al asqueroso patriarcado. Demos una patada en el culo a todas esas palabras hirientes, a todos esos sucios comentarios que nos hagan sentir inferiores. Ni lecciones de cómo vestirse, ni sanciones o castigos por no tener sólo amigas, ni miradas asesinas porque alguien esté “tirándole los trastos, la caña o lo que os dé la gana” a la chica de “x”. No hay chicas de nadie, al igual que no hay chicos de nadie. Somos todos iguales. Todos y cada uno de nosotros, todas y cada una nosotras.

 Rompamos con eso, decía. Desde abajo. Empecemos una revolución, una en la que podamos denunciar todo aquello que es injusto, en la que nadie se sienta oprimida u oprimido bajo la fuerza, física o verbal, de nadie. Luchemos. Con uñas y dientes. Luchemos hasta que consigamos que todas las nuevas lectoras defiendan las relaciones sanas, las que no hablen de qué ropa ponerse, de cómo sonreír, de cómo maquillarse… una literatura que no implique etiquetas como “puta” o “calienta-pollas” para las chicas que tengan vidas sexuales activas, una que no hable de chicos con pasados de mierda que pretendan justificar reacciones abusivas. Hablémosles de relaciones sanas, de hombres que respeten, de mujeres que se hagan respetar. Hablémosles de personas. Seamos, todas y todos, todos y todas; feministas. 

12 comentarios:

  1. Que linda e interesante iniciativa :D
    A mi algo que me choca es eso de no poder salir hasta tarde porque #chica

    Saludines

    ResponderEliminar
  2. Hola
    No tengo un corazón feminista a pesar de que apoyo totalmente el hecho de que se nos den derechos. Lo que pasa es que yo voy por la equidad y me gusta pensar que la mujer esta hecha para hacer todo lo que un hombre no puede. Ademas de que soy una romanticona. Aunque se que puedo valerme por mi misma y estoy dispuesta a probarlo siempre he soñado con hacer mi vida al lado de un hombre que no me prohíba nada. Bien dicen que el indicado no lo hara.
    Pero respeto estas ideas y a veces me agradan porque si que algunas veces me harta que en las novelas se trate a la mujer como un objeto sexual o una simple ama de casa.
    Igual sigo siendo muy anticuada pero espero que algun dia se consiga hacer que se nos vea no como seres debiles sino como personas capaces
    Un beso enorme💓💓

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Carme!

    Me ha encantado tu entrada y te doy totalmente la razón. Hemos avanzado mucho en igualdad entre hombres y mujeres pero todavía queda mucho por cambiar. Mientras sigamos con la mentalidad de que, como mujeres que somos, necesitamos un hombre en nuestras vidas, un hombre que nos protega, alguien a quien pertenecer... se ve claramente que el sexismo está lejos de desaparecer de nuestra sociedad y de nuestras mentalidades. Hay muchas palabras, expresiones, actitudes... que todavía tomamos como "normales" y nada más lejos de la verdad.
    En cuanto a la literatura, a mi me encantan las historias románticas pero admito que esas historias de amor están lenas de tópicos, frases y escenas machistas. Hay que ser consciente de ello y darnos cuenta de que una chica no necesita ningún hombre para ser feliz o para salvarla de monstruos y dragones, ni siquiera para ayudarla a cambiar una rueda.
    Y duele ver que muchas de nosotras no lo veamos o que digamos no considerarnos feministas a pesar de estar a favor de la igualdad entre hombres y mujeres, ahí se ve claramente que hay algo que falla.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Carme me has puesto los pelillos de punta!!!

    Qué bonitas tus últimas palabras y qué razón tienes en todo lo que dices...yo también estoy un poco harta de tanta mierda, de tanto machismo y de tener que aguantar tanto porque hay determinados momentos en los que no puedes ni contestar.

    Se lo decía a Hydre en su iniciativa (a la que tampoco me he resistido) que yo sé que tengo que evolucionar más en este tema, que me queda mucho que aprender. Pero hay determinadas cosas que ya no aguanto ni soporto, y siempre que puedo lo digo. No estoy dispuesta a tragar con determinadas cosas.

    De todo este tema lo que más me duele es que muchas mujeres sean igual o más machistas que los hombres...no me entra en la cabeza. Como tú, no entiendo como determinadas historias las escriban mujeres...parece que a ellas no las molesta lo que tenemos que aguantar por no ser un pene. Y luego están las madres que critican a otras madres diciendo que todo lo hacen mal, sobre todo lo veo mucho en instagram...y me hierbe la sangre. No me entra en la sesera.

    Hay mucho que avanzar pero quedémosnos con el hecho de que parece que cada vez más mujeres están abriendo los ojos.

    Besotes gordos

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, Carme! Veo que esta semana te has decidido por una entrada reivindicativa :)
    A ver, como dices, hemos avanzado si comparamos la situación de la mujer hace 100 años y su situación en la actualidad. Aunque también es cierto que depende del país, ya que seguimos viendo sitios en donde la mujer no pinta nada y debe ser sumisa.
    Aquí, nos falta mejorar en algunos aspectos, pero se nota una evolución.
    Como ya hemos hablado otras veces, no se trata de que se nos considere especiales por ser mujeres, sino de lograr la igualdad.
    Pero sobre los ejemplos que pones, yo matizaría.
    Caso 1: Yo no conduzco, así que no me veré en esa situación. Pero tampoco me enfadaría si estuviera en un aprieto y un chico quiere ayudarme. No le diría ¡¡oye, que soy mujer y puedo hacerlo!! No soy perfecta, al igual que nadie lo es y si otra persona, sea hombre o mujer puede prestarme ayuda si la necesito, no me voy a enfadar.
    Caso 2.- Yo intentaría defenderme y le gritaría al baboso y todo, pero lo mismo que antes, si la situación se complica, me da igual quien aparezca, una ayuda es una ayuda.
    Caso 3.- Aquí estoy de acuerdo contigo. De cara a que te digan que tengas cuidado, debería decírselo igual sea un chico o una chica. Y lo de dejarte llegar más o menos tarde debería basarse en el nivel de responsabilidad que vean en ti, no en si eres hombre o mujer.
    También estoy de acuerdo contigo en que, si un tío se tira a medio pueblo, es digno de admirar, mientras que si lo hace una chica, ya sabemos que la palabra que empieza por P y la primera que le dirán. Eso me parece increíblemente injusto, si se juzgan unos actos, debería dar igual que sea un hombre o una mujer quien los haga. Yo siempre he dicho que, mientras no se le haga daño a otras personas, cada cual es libre de hacer lo que quiera.
    Pero siempre diré una cosa: tampoco hay que ser extremistas. El otro día, una chica me dijo que se ofendía si un chico le mantenía una puerta abierta para que pasara primero, porque la estaba "discriminando" por ser mujer. Eso me parece pasarse, no creo que porque alguien tenga una actitud amable, haya que ponerse a la defensiva. En ese mismo ejemplo, yo cuando voy a clase me da igual pasar la primera que la última, a veces un chico se para para dejarme pasar y yo le digo "pasa tú", pero no porque me esté ofendiendo, sino porque me da igual. Y si él me dice, "no, venga, pasa", pues tampoco me voy a poner de terca, paso y punto y le digo gracias como se lo diría a cualquiera.
    ¡Saludos y qué tengas muy buena semana! ;-)

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, guapa! Muy buena entrada, me encantan las reflexiones.
    La verdad que sí, se ha adelantado mucho... Al menos ahora podemos hacer cosas por nosotras mismas sin depender de un hombre.
    Caso 1, totalmente tópicazo... Que esta bien que puedas necesitar ayuda, que puede ser. Pero casualmente siempre siempre es un chico el que ayuda a la incapaz mujer. Bah, me superan esas cosas. Y el caso 3 igual, no, no podemos ir solas... Supongo que como no tenemos sentido de la orientación pues necesitamos un macho que nos oriente jajajaja

    Opino totalmente como tú, deberíamos concienciarnos y quejarnos de esas situsciones tan típicas que no deberían serlo.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. "Chica desamparada en mitad de la lluvia con una rueda pinchada y, sorpresa, sorpresa, viene un pene en su rescate", Carme 2017.

    JAJAJAJ qué me he reído con esa frase xD Pero risas a parte, tienes razón.

    A ver, yo soy la típica a la que se le pasan todos esos detalles y tópicos (sí, lo sé, desastre de mí), a menos que sea ya demasiado excesivo en plan abusos y cosas así. Normalmente no me molesta el hecho de que sea un hombre quien ayude a la chica, más que nada porque esas situaciones suelen darse en novelas románticas y en ellas lo que busco es el salseo, que haya contacto y química y bueno, no deja de ser una situación en la que una persona que puede llegar a ser importante para ti te ayuda cuando lo necesitas. Pero, coño, tienes razón en que no tiene por qué ser siempre el chico quien ayude a la chica. Puede ser al contrario, otra mujer o ella misma y no pasaría absolutamente nada.

    Ojo, que con esto no quiero decir que todos los tópicos me parezcan bien XD Me gustan los personajes femeninos fuertes, que sepan lo que quieren, luchen por ello y se defiendan. Que no se dejen avasallar por nada ni nadie. Pero obviamente, no siempre podemos hacer las cosas solas. Somos humanos y, a veces, necesitamos que otra persona del género que sea nos ayude.

    Independientemente de esto, me gustaría poner remedio a mi ignorancia en temas de feminismo (y ya tengo el precioso librito de Adichie esperándome para que lo lea), pero no el feminismo tipo extremista y magnificado que acostumbramos ver en las redes. En serio, hay veces que la gente se pasa mucho y creo que al final llegan hasta el punto de menospreciar a algunos hombres cuando ellos solo quieren ayudar eso tampoco es así, sin ir más lejos por la ventaja numérica de contar con su apoyo.

    Yo quiero igualdad y no sólo de género, quiero que nos respetemos por quienes somos sin importar género, raza, cultura, gustos, orientación sexual, etc. Quizás no estoy tan metida en el feminismo tal y como tú lo describes porque la igualdad que a mí realmente me gustaría conseguir tiene que ver con la forma de ser de la persona más que con el género, que también, ¿no?. No sé, yo he sufrido más rechazo en mi vida por ser como soy que por ser mujer, y quizás por eso lo enfoco de otra manera. Como tú dices, debemos luchar por nuestros derechos, por sentirnos seguras e iguales a los demás. Y bueno, ya no solo las chicas, sino también los chicos. Todos en general porque desigualdad hay en muchos aspectos.

    Y bueno, lo voy dejando ya porque no sé ni lo que he escrito y me estoy enrollando como las persianas XD Una entrada estupenda, Carme ^^ Espero leer más reflexiones de este tipo en el futuro y, ¿por qué no ? también hacerlas yo :)

    ¡Un besazo muy grande y que tengas una buena semana!

    ResponderEliminar
  8. Hola, Carme.
    Pues sí, al parecer soy el primer chico que comenta tu entrada y es que a la mayoría de los chicos nos da cierto miedo comentar cuestiones feministas por la forma en que se nos va a mirar si decimos algo incorrecto y por el mismo machismo que te va a ver con mala cara si como chico apoyas a las chicas; pero en realidad el feminismo no se trata de poner en la cima a las chicas sino ponerlas al mismo nivel en que los hombres han estado a lo largo de la historia, con los mismos derechos y las mismas posibilidades y es por ello que no tendría razón para avergonzarme de apoyar un movimiento como éste o como cualquier otro que apoye la equidad.
    Sobre el machismo en la literatura, sabes bien que yo no acostumbro a leer cosas cursis pero podemos verlo en todo tipo de libros, sean de romance o no. Va a ser difícil cambiar esos tópicos en la literatura por dos cuestiones: en primera el machismo que todavía está presente en la mayor parte del mundo y en segunda la existencia de estos tópicos desde tiempos remotos que simplemente se han ido adaptando a las características de la época pero que siguen siendo exactamente iguales a como fueron en un inicio.
    Creo que una forma de erradicar es ser conscientes de lo que estamos leyendo, no voy a decir que dejemos de leer este tipo de libros porque resulta prácticamente imposible salvarse de los tópicos pero sí ser conscientes cuando nos topemos con uno y no ponerlo como algo normal sino como un signo de machismo por más pequeño que sea.
    Definitivamente esta entrada da para hacer todo un ensayo aquí y para seguir pensando en la ducha pero por el momento sólo quiero decirte que me ha encantado y me alegra que tengas esta forma de pensar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Hoooola Carme!!!

    Por in puedo pasarme por aquí y comentarte como Dior manda. Primero de todo, gracias por apuntarte a la iniciativa. Creo sinceramente, que hacen falta más bloggers como tú, que pongan y señalen públicamente el machismo al que nos someten tanto en medios audioviduales como en narrativa. Es vergonzoso. Y el primer paso es no dar como normal unas ideas o prácticas que no lo son en absoluto. Por lo menos, si esto ayuda a abrir los ojos a más de una, me doy más que por satisfecha.

    Ayyyyyy!!!! Pero qué amor que eres!!!! Gracias por citarme!!! ♥ Pero ahora a lo que voy: a comentar tu reflexión.

    Lo primero de todo es que me hace especial gracia porqué en estos temas siempre te encuentras a la típica que dice 'yo ni machismo ni femninismo, igualdad'. O también, 'es que los extremos me parecen malos'. De esos he borrado varios comentarios. No es que el feminismo sea un extremo, el feminismo es igualdad, y quién lo confunda con hembrismo tiene un problema cultural, y gordo. De un tiempo a esta parte, si bien está empezando a ser una moda -tipo, gente en twitter que pone que es feminista y publica libros como Besos entre líneas, que de feminismo tiene lo que Bertín Osborne- creo que es bueno que se le de visibilidad.

    Pues sí, ahora tenemos cierta independencia. Digo cierta porqué el 'techo de cristal' nos va a costar años romperlo, por ejemplo. O no ser acosadas por la calle, o no tener miedo de noche..¡por favor, pero si te ven sola, es de día y empiezan a piropearte! O esos que pasan por tu lado haciendo ruidos con la boca. Qué asco. Si se le da la vuelta a la tortilla, imagina que nosotras fuésemos por la calle diciendo 'uyyyyy, vaya culo bonito tienes', o 'mmmmm....que bueno que estás'. A que resulta desagradable?

    Respecto a los tópicos, tenemos por un lado el de la chica, que ahora entro, y por otro el del chico. Respecto a este último, es lo que yo llamo masculinidad tóxica. Por supuesto, es algo que no todos los hombres cumplen ni mucho menos se sienten cómodos o identificados con ello, pero se les ha metido en la cabeza que solo existe el tipo de tío dominante, controlador, fuerte, lo que viene siendo un marichulo. Eso es tan tóxico para ellos como para nosotras, en las que se nos enmarca en el papel de sumisa, tonta, o inexperta sexual -tenemos un problema con que todas las que salgan sean vírgenes ¿para cuándo ellos?- y si además nos encontramos con medios que alimentan y normalizan esta basura, pues lo mejor es contraatacar.

    Con los casos que has puesto, me acuerdo de las revistas de moda, especialmente de un artículo de Cosmopolitan -asco puro las revistas de moda- que decía, literalmente 'si no puedes clavar la sombrilla en la arena, pídeselo al chico de al lado, que seguro que sabe como ponerla'. BRAVO.

    Respecto al caso 1: en serio, una rueda. Una puñetera rueda. La sé cambiar yo y no tengo ni coche. También sé poner las cadenas, y cambiar la batería sin despeinarme. Hacer taladros y colgar barras de cortina y lámparas. Cualquier humano que tenga dos manos sabe hacerlo, si se pone. Otra cosa es que nos quieran vender de inútiles. Y cuidado, que el que viene al rescate siempre es un tío, eh? Jajajaja!! Le voy a decir a mi entrenadora, a ver si también me ahorro las pesas, con la excusa, oye...XD

    Caso 2: en fin. El clásico. Con lo bien que van los arcos con flechas de carbono del siete o los sprays para este tipo de problemas.

    Caso 3: Ohhhhhhh, ESA FRASE. Esa. Tal cual. Y qué me dices de la típica, 'me gustan las mujeres sin maquillaje porqué son más naturales'?

    1/2

    ResponderEliminar
  10. 2/2

    Hace poco en el libro de la Moyes, salía una tía que le roban el bolso por pava y salía el tío de la brillante armadura -espero que estés sentada- y la ayudaba a cancelar las tarjetas, porqué ella no sabía. ¡Las tarjetas! Vamos, hombre, vamos! Este es el ejemplo tácito de que que la autora sea mujer no salva de que sea un libro machista. Ya no hablamos de romántica ni erótica, en la que este tipo de prácticas se disparan exponencialmente, sino de gente que en teoría debería apoyar la igualdad y que siempre pone al tío como 'salvador'.

    En cambio, me pasa lo contrario con David Safier o Gilles Legardinier, que ponen a personajes masculinos y femeninos al mismo nivel.

    Lo de la chica de X es algo que me da mucha rabia. Perdona, esa chica tiene un nombre, una personalidad, no la diluyas en un objeto. Es vergonzoso.

    Después de leerte me he puesto, por curiosidad, a ver que decían en los comentarios. Hay algunos que se tiran piedras ellos solitos y a los que no hace falta ni responder. El ejemplo de Letras Escondidas, me pone los pelos de punta. Pero me alegra que las otras chicas y chicos vean con más perspectiva el hecho de que enmarcarnos en un patrón sociocultoral en el que se presiona a la mujer, no es nada bueno para ambos sexos.

    Un besote enooorme!! ♥


    ResponderEliminar
  11. Hola!
    ¿Cómo te va todo? Espero que estés teniendo un buen verano y hayas acabado los exámenes.
    Con respecto a la entrada, me ha gustado bastante, esta clase de iniciativas son importantes para avanzar en esta lucha a la que estamos sometidas la mayor parte del tiempo las mujeres. Me ha hecho gracia el comentario de la abuela porque mis dos abuelas siempre me han dicho comentarios similares, como por ejemplo yo me quejaba porque estaba poniendo la mesa mientras mi hermano y mis primos veían la televisión y ella me decía es que ellos son chicos y yo no decía nada porque era pequeña pero pensaba y que importa yo también quiero ver la televisión, supongo que todo viene del pasado y de que a las mujeres siempre se les ha criado con ese pensamiento. Al contrario tengo a mi madre, una mujer luchadora que desde siempre me ha enseñado que no hace falta un hombre para saber arreglar el grifo de casa, por ejemplo, o arreglar lo que sea, siempre me ha demostrado que una mujer sola puede con todo. Creo que por eso puedo leer libros del estilo que tú dices, hay mujeres que leen y piensan que eso es lo correcto, yo leo esa clase de libros porque intento ver el lado bueno, intento ver al hombre horrible que es ayudado por la "inocente" mujer y al final acaba por dejar de ser un capullo (perdón por la palabra) y no me centro en que el tío es un machista enfermizo, sino en como va evolucionando, un hombre machista también puede aprender a dejar de serlo y creo que en muchos libros de ese estilo con lo que nos tenemos que quedar es que al final la mujer vence y le enseña al hombre a ser humano, o así es como lo veo yo y desde luego no me dejo influenciar por esa clase de libros, a mi un hombre nunca me dirá qué hacer o que no hacer... jaja
    Y sin mucho más que decir, espero que estés pasando un buen verano y nos leemos pronto!!
    Un beso :3

    ResponderEliminar
  12. hola! por empezar me encanta tu atrapasueños, es magico y libre! coincidimos en todos los comentarios, muchos de ellos con la chispa que te caracteriza!con la entrada de gioconda belli ya lo expresamos todo! te queremos mucho! abrazosbuhos.

    ResponderEliminar