2/4/17

RESEÑA #81: TOKIO BLUES


RESEÑA #81: TOKIO BLUES

¡Hola, hola, hola!

 Cumplo un poco tarde, pero cumplo, que es lo importante. He estado un buen rato dándole vueltas a qué podía subir y, aunque sé que debería haberme inclinado por un Wrap Up, he decidido dejarlo para la semana que viene y así poderos hablar de algo francamente maravilloso. Ahora bien, si no habéis leído aún el libro, no os aconsejo leer la sinopsis. Se cuenta demasiado, por no decir casi todo. Dicho esto…  ¡Dentro reseña!

Ficha técnica


Título: Tokio Blues
Autora: Haruki Murakami
Editorial: TusQuets Ediciones
Número de páginas: 391
ISBN: 9788483103074
Precio: 19,00€

Sinopsis

 Mientras su avión aterriza en un aeropuerto europeo, Toru Watanabe, de treinta y siete años, escucha casualmente una vieja canción de los Beatles: de pronto, la música le hace retroceder a su juventud, al turbulento Tokio de finales de los sesena. Recuerda entonces, con melancolía y desasosiego, a la inestable y misteriosa Naoko, la novia de su mejor – y único – amigo de la adolescencia, Kizuki, y cómo es suicidio de éste les distanció durante un año, hasta que se reencontraron en la universidad. Iniciaron allí una relación íntima, truncada, sin embargo, por la frágil salud mental de Naoko, a quien hubo que internar en un centro de reposo. Al poco, Watanabe se enamoró de Midori, una joven activa y resuelta. Indeciso, acosado por los temores, Watanabe sólo experimentaba el deslumbramiento y el desengaño allá donde todo debía cobrar sentido: el sexo, el amor y la muerte. La insostenible situación le llevó entonces a intentar alcanzar el delicado equilibrio entre sus esperanzas y la necesidad de encontrar su lugar en el mundo.

Mi opinión

Watanabe no es un chico como todos los demás. Él no tiene un compañero de residencia sucio, que no sepa ni de qué color es el suelo; no disfruta estando rodeado de gente o haciendo lo que todo el mundo hace cuando empieza la universidad. No. Watanabe perdió a su mejor amigo porque el susodicho decidió suicidarse sin dar una sola explicación. Entonces su mundo, sin más, se desmoronó. Alejarse de su ciudad natal, así como de su pasado, se convierte en la necesidad número uno de nuestro protagonista, ese chico que mata las horas leyendo buenos libros, tomando café y té. Es así como llega a Tokio. Es así como su vida, aunque él no lo sepa, está a punto de dar un giro de 180º.
 Había oído hablar de este hombre tantas veces y tan bien... Ni una mala referencia – bueno, realmente sólo una –, nada que me hiciera pensar que fuera a encontrarme algo que me desagradara; y, pese a todo, yo, más tozuda que una mula, no me animaba. Me da mí que voy a tener que dar gracias porque un día se me iluminase la bombilla y decidiera ir a la biblioteca a rescatar una de sus obras – o a mi madre, que fue la que me comentó que quería leer algo más del autor. Maldita sea, ¿por qué las madres siempre tienen razón?
 Haruki Murakami tiene una forma de escribir muy peculiar, muy suya, diría yo. Es una prosa decadente, triste, melancólica; y, pese a todo, hermosa. Me explico. No hay ni un rastro de esperanza, ni un deje de ilusión en una sola de sus palabras. Cada una de ellas podría tildarse de gris, como una de esas tardes de lluvia en la que la dulce y visceral melancolía se cierne sobre nosotros y nos sumerge en un letargo pesaroso.
La nueva vida de Watanabe es más bien aburrida. Cada día, su compañero de habitación – Tropa-De-Asalto, para los amigos – se levanta a las 06:30 para hacer sus (puñeteros) ejercicios matutinos. Aquí me veo en la obligación de decir que, si yo tuviera que vivir con alguien así, tendríamos un problema muy serio. ¡A esas horas se duerme, por el amor de Dios! Dejando mis aportaciones innecesarias de lado, nuestro protagonista se limita a ir a sus clases de teatro y arrastrarse de nuevo a la residencia. Pero, ojo, no es todo monotonía, no. Un día, en el tren, se encuentra con Naoko, la que fue la novia de Kizuki, su difunto mejor amigo. Surge, así, algo muy similar a una simbiosis. Una simbiosis que, si queréis mi opinión, es tóxica desde el minuto cero.
 No voy a mentir, ni siquiera voy a adornar la verdad. A mí Naoko no me gustó nada de nada. Es una chica con muchas sombras, con matices de talante siniestro, casi neurótico, que, al menos a mi juicio, sólo conseguían hundir más y más a Watanabe. Con esto no quiero decir que el libro trate una relación que raya en lo malsano. ¡Todo lo contrario! Sencillamente, quiero dejar claro para todas aquellas personas que no sepáis si animaros o no con Murakami que vale muchísimo la pena conocer esta historia. Ahora bien, no esperéis héroes, chicas fuertes o dulzura. No esperéis palabras de amor que os desgarren el corazón. No esperéis nada. Entonces os daréis cuenta de que esta novela es una verdadera joya.
 Naoko y Watanabe deciden verse todos los domingos para pasear. Ella siempre unos pasos por delante, él siempre por detrás, esperando a que hable. Y silencio. Sobre todo, silencio. La historia empieza de verdad el día del cumpleaños de nuestra curiosa Naoko. Día que hará que ella decida hacer algo por sí misma.
 Antes de pasar a la parte que contiene spoilers, quería comentar una cosa que, al menos a mí, me resultó muy curiosa. Creo que de las primeras veces en las que leo un libro con unos diálogos tan curiosos. Quiero decir, ¿no os pasa a veces (siempre) que cuando estáis con vuestras amigas y vuestros amigos no sabéis de qué narices hablar y decís tonterías? Sí, esas conversaciones que no tienen nada que ver con nada, pero que pueden llegar a ser de lo más divertidas o curiosidas. Pues eso es lo que hay aquí. ¡Y ya era hora, porque estaba un poco harta de esas conversaciones tan profundas que me hacían sentir como si fuera poco más que una ameba!

 Y, ahora, bienvenidas y bienvenidos a la Zona Spoiler

 Estoy sin palabras. Tal cual. Hay tanto en tan poco que ni siquiera sé por dónde empezar a deciros lo maravilloso que es este libro. Maldita sea, ¡hacía mucho tiempo que no devoraba una historia con tantas ganas! Watanabe ha pasado a ser, a mi juicio, uno de los mejores protagonistas sobre los que he tenido el placer de leer; y es que este chico, aunque tiene momentos malos, siempre encuentra la luz al final del túnel. Puede que la luz no sea la más brillante, la más esperanzadora; pero es una luz que, aun siendo gris, conduce al cambio y, ¡joder, cómo se agradece eso!
 Tras saber que Naoko ha decidido rehacer su vida internándose en una institución de sanación mental, nuestro chico favorito se sume en algo muy parecido a la depresión. Pasando días y más días escribiendo cartas a la pobre chica desaparecida, ahora solo en la habitación porque Tropa-De-Asalto se ha marchado; conoce a Nagasawa y a Midori.
 Quisiera hablaros de forma individual de cada uno de ellos, porque son personitas que de verdad valen la pena. Nagasawa es un conquistador, un chico con mucha labia y un cerebro envidiable; uno de esos tíos que consiguen lo que quieren cuando quieren, sólo porque son lo suficientemente persistentes. Su visión de las relaciones de pareja, aunque a muchas y muchos de vosotras y vosotros pueda parecerle aberrante, a mí me encantó. Quiero decir, no estoy de acuerdo con el hecho de que lo hiciera todo delante de las narices de su novia – chica que, personalmente, me dio mucha pena –; pero sí considero que está bien tener las narices de decir que no quieres nada serio en tu vida sin esperar a que te lapiden por ello.
 Midori fue, sin lugar a dudas, la mejor de la historia, junto con Watanabe. Esa chica es una cabra loca, eso sí, con las ideas muy claras. Se desvive por su padre enfermo, hace lo imposible por salir adelante y, ante todo, se convierte en el pilar de apoyo de nuestro protagonista, ese pobre idiota que bebe los vientos por Naoko, aunque sepamos desde el inicio que esa historia no va a acabar bien. Tal vez lo mejor de la personalidad de Midori sea el hecho de que ella, contra todo pronóstico, cree en el amor, ese desgarrador y pasional. ¿Y por qué digo esto? Me fascinó el enfoque que ofrece sobre cómo quiere que sean con ella. Me pareció francamente tierno porque la chica, aunque se las dé de dura, lo único que quiera es que la quieran de verdad.
 No creáis que soy una desalmada, alguien que no puede concebir que la pobre Naoko estuviera tan tocada. La entiendo, de verdad que sí, pero su posición no dejó de parecerme egoísta. La chica no hacía más que buscar excusas para no tener que seguir adelante, para poder sumirse más aún en su propia miseria. ¿Y por qué? Porque era la vía fácil, porque ella no dejaba de ser una cobarde. Una cobarde egoísta, por supuesto, ya que en ningún maldito momento consideró seriamente el hecho de no tener a Watanabe bien cogido.
 Decía hace un rato que no esperáis palabras de amor, escenas dulces o situaciones de las que te hacen sonreír de oreja a oreja. Y lo mantengo. A lo largo de toda la historia, vamos descubriendo todas las sombras de los protagonistas. Dramas edulcorados por frases de superación, actitudes desafiantes y corazas. Miles de corazas. Incluso la música se convierte en un protagonista más, uno tan decadente como todos los demás, aunque precioso en sí mismo.
 No quiero hablar mucho más, porque lo último que quiero es soltar algo de lo que luego tenga que arrepentirme – lo sé, estamos en la zona spoiler, pero tampoco es cuestión de que, leyendo esta reseña, sepáis todo lo que pasa –, aunque sí hablaré sobre dos cosas más. La primera de ellas, como no puede ser de otro modo, es la institución a la que acude Naoko en busca de algo de paz.  Fue curioso ese estilo de terapia, tan austero y poco materialista, aunque muy bonito. La segunda es Reiko. Esta mujer – la compañera de casa de Naoko en la institución – es sencillamente maravillosa. Un amor. Otro personaje con un pasado atroz.
 ¿Qué queréis que os diga? Haruki Murakami se ha ganado mi respeto y, por el momento, mi absoluta adoración. Una historia así merece ser leída, porque es de las que rompen, no porque sea todo tan triste que raye en lo absurdo, sino porque cada palabra, contada muchos años después de la acción propiamente dicha, es perfectamente consecuente. No hay abrazos, palmaditas en la espalda o lágrimas sentidas por todo lo que ha pasado. No. Sólo hay una paz casi irreal alrededor de cosas de las que nadie quiere hablar. Y eso es maravilloso, porque no es síntoma de que se acepta el pasado, aunque duela.
 El final es perfecto. Sin más. Cada palabra del último capítulo es, sencillamente, lo que tenía que ser. De verdad os lo digo: leed este libro.

Con todo, Tokio Blues es un libro maravilloso. Una historia cargada de claroscuros, de luces y sombras. Una novela de prosa excelente. Un viaje de no retorno a algo que, de verdad, vale muchísimo la pena.

Nota: 5/5

Citas

(…)
 <<La muerte no existe en contraposición a la vida sino como parte de ella>>.
(…)

(…)
-¿Cuál crees que es la mejor ventaja de ser rico?
-No lo sé.
-Poder decir que no tienes dinero. Por ejemplo, yo iba y le proponía hacer algo a una compañera de clase. Entonces ella me decía: <<No puedo. No tengo dinero>>. Yo, en cambio, hubiera sido incapaz de decir lo mismo. Si yo decía <<No tengo dinero>>, era porque no lo tenía. ¡Patético! Igual que una chica guapa puede decir: <<Hoy me veo tan horrorosa que no me apetece salir>>. Eso mismo, en boca de una chica fea, da risa. Éste fue mi mundo durante seis años, hasta el año pasado.
(…)

(…)
-Tengo miedo de morir de ese modo. La sombra de la muerte va invadiendo despacio, muy despacio, el territorio de la vida y, antes de que te des cuenta, todo está oscuro y no se ve nada, y la gente que te rodea piensa que estás más muerta que viva… Es eso. Yo eso no lo quiero. No podría soportarlo.
(…)

(…)
-¿No es tu querido Scott Fitzgerald quien decía que uno no puede fiarse de las personas que se tienen por personas corrientes?
(…)

(…)
-[…] Todos esperaban que lloráramos. Pues razón de más para no hacerlo.
(…)

(…)
-En la residencia el teléfono está en el vestíbulo, junto a la entrada. Siempre hay gente entrando y saliendo – le expliqué –. Si me masturbara en un lugar así, el director de la residencia me mataría de un guantazo. No me cabe duda.
-¡Vaya problema!
-Problema, ninguno. Un día de éstos volveré a intentarlo.
-¡Ánimo!
(…)

(…)
 El tiempo transcurría al ritmo de mis pasos. A mi alrededor, hacía tiempo que todos habían emprendido la marcha, y yo y mi tiempo seguíamos arrastrándonos con torpeza por aquel lodazal. A mi alrededor, el mundo estaba a punto de experimentar grandes transformaciones. John Coltrane y muchos otros habían muerto. La gente clamaba cambios, y éstos se encontraban a la vuelta de la esquina. Pero los acontecimientos que tuvieron lugar, todos y cada uno de ellos, no fueron más que pantomimas carentes de entidad y significado. Y yo me limitaba a vivir día tras día sin apenas levantar la cabeza. Lo único que se reflejaba en mis pupilas era aquel lodazal infinito. Levantaba el pie derecho, luego el izquierdo, de nuevo el pie derecho. Ni siquiera sabía con certeza dónde me encontraba. No lograba orientarme. Sólo sabía que tenía que dirigirme a alguna parte y, por ese motivo, movía los pies.
(…)

(…)
-[…] ¿Puedo darte un consejo?
-Claro.
-No te compadezcas de ti mismo. Eso sólo lo hacen los mediocres.
(…)

(…)
-En una caja de galletas, hay muchas clases distintas de galletas. Algunas te gustan y otras no. Al principio te comes las que te gustan, y al final sólo quedan las que no te gustan. Pues yo, cuando lo estoy pasando mal, siempre pienso: <<Tengo que acabar con esto cuanto antes y ya vendrán tiempos mejores. Porque la vida es como una caja de galletas>>.
-Eso es filosofía.
-Pero es cierto. Yo lo he aprendido de manera empírica – dijo Midori.

(…)

14 comentarios:

  1. Hola Carme!

    Pues como a ti antes, porque ya no, este autor es uno de mis eternos pendientes, no sé porque no encuentro el momento de leer algo de él, aunque Tokio Blues desde luego esta en mi lista desde hace tiempos inmemoriables, pero bueno, que después de leer tu reseña, me queda claro que tengo que ponerme si o sí y descubrir a este autor por mi misma porque ganas tengo muchas, aunque no lo parezca, pero entre tanta lectura, parece que nunca encuentro el momento, pero ya miraré la manera de hacerle un hueco. Se de que hablas esas conversaciones sin sentido que dicho sea de paso, tenemos todos, excepto los protagonistas de los libros, siempre van un paso por delante de nosotros en cuanto a profundidad, sin duda me parece muy curioso y un acierto que haya este tipo de conversaciones en el libro.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      La verdad es que vale mucho la pena. No voy a mentirte, a mí me daba miedo que no me gustara después de toda la buena prensa que tenía el autor. De hecho, me daba miedo incluso pensar que a lo mejor no entendía lo que pasaba. Sí, lo sé, tonterías terribles, pero en mi cabeza tenía todo mucho sentido jajajajaja Así que sí, Esther, yo te animo muchísimo a que lo leas :D
      ¡Además de verdad! ¡Gracias! Menos mal que no soy la única que lo piensa. Es que, vamos a ver, yo hay veces que tengo conversaciones de besugos de estas que entras en un bucle infinito en plan "vaya", "sí", *repetir lo mismo cinco millones de veces*, etc. Así que sí, se agradece ver ese tipo de cosas reflejadas en una novela :)
      ¡Un besazo muy grande y feliz jueves, Esther! ^^

      PD: ¡Wow! Ya he llegado a responder a tus comentarios de principios de abril. En serio, soy una impresentable jajajajajaja

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Yo sigo con el pendiente de leer a este autor. Al igual que Esther, siempre he querido leerlo, pero supongo que con cada libro que me topo en la librería, se me olvida que quiero leerlo y no me llevo nada de él.
    Pero a ver si ya pronto se me hace leerlo porque no hago más que leer muy buenas referencias sobre sus obras.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      Entonces te digo lo mismo que a Esther: tienes que darle una oportunidad :D Espero que antes o después, si puede ser antes genial. Así lo comentamos con más detalle ^^
      No sé qué tal serán los demás libros del autor, pero estoy deseando darles una oportunidad :)
      ¡Un besazo muy grande y feliz jueves, Jolie! ^^

      Eliminar
  3. Yo tampoco he leído nada de este autor tan famoso y este es uno de los pocos títulos que tienen en mi biblio así que estaba esperando a eliminar lo pendiente que tengo en casa (no acabo nunca, cuando parece que sí...llegan más) A lo que voy...que me apetece y aunque veo que va a ser una historia curiosa y rara, le tengo ganas!

    Ya te diré qué me parece cuando lo lea ;)

    Besitos y feliz lunes guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      Cris, tienes que ir a buscarlo a la biblioteca. En serio, yo no sabía lo que me estaba perdiendo y... ¡Jo, es que es genial! El autor tiene una forma muy suya de escribir. Es de esas que te tienen pegada a las páginas :)
      Uf. Eso es horrible. Cuando ves la estantería y dices, sintiéndote bien contigo misma "por fin, ya casi acabo" y... ¡PLOP! Más libros. *Aplausos* Un no acabar, eso es jajajaja
      Estaré esperando tu reseña con muchas ganas :D
      ¡Un besazo muy grande y feliz jueves, Cris! ^^

      Eliminar
  4. AYDIOSITODEMIVIDA!

    ¿Cómo esperas hacer una reseña de tal magnitud y no tener una contestación mía???!!
    Ya sabes que este autor es el favorito de muchísimos lectores, y le tengo como no, en la maldita lista de pendientes. Creo que gracias a tí, va a escalar unos (cuantos) puestos. Y ahora a comentar un poco que me ha parecido:

    Bueno, aunque no lo sepas, o sí, no sé, jajajaja te lo digo desde aquí: ¡Eres una grande Carme! No se puede hacer este tipo de reseñas, porque mi corazoncito me duele jajajaja me encanta este tipo de tramas, y de personajes gris, dramas.. etc. Y si encima la prosa del autor va que ni pintado pues mejor me lo pones!! Es lo que siempre digo, ya basta de amores florales (que hasta el perro de la esquina caga pompones), de gente que tiene una vida de m*** literalmente, y aun así tienen una sonrisa más grande que los de vitaldent... que no, que la vida hay que vivirla a tu manera, ninguna es la adecuada, o la mejor, simplemente la tuya!!

    Me has dejado con los dientes largos, y eso me gusta :))
    Yo ahora me voy a clase de zumba.. ya te contaré, que por cierto, me acabo de dar cuenta que te tengo pendiente de contestar xDDD en fin, mi vida como siempre un desastre. ¡Hoy a ver si me da tiempo!!

    Yo actualicé el blog el otro día para decir "hasta dentro de 3 meses" Sí, muy yo jajajaja pero es que necesitaba ya decirlo ^^"
    En fin guapi, pasa una genial semana!!!!!

    <33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      En serio, Diana, yo soy tu fan número uno jajajajajajajaja ¡Si me he podido llegar a reír con tu "aydiositodemivida" xDDD
      Yo no sé por qué leches me dio el puntazo, pero de verdad que una de las mejores decisiones - respecto a libros - que he tomado en mucho tiempo. Así que, una vez más, te animo muchísimo a que le des una oportunidad :D
      Oish, mil gracias :') Sí, sí, sí. Personajes grises y escenarios melancólicos por todas partes. Ya habíamos comentado alguna vez lo mucho que se pueden explotar los escenarios, así que sí, Diana, un 10 de libro :D ¡¡Grande!! jajajajajajajajajaja Maldito perro de la esquina, ¡lo va a llenar todo de pompones y unicornios! xD
      Totalmente de acuerdo contigo otra vez. Sí, hay personas a las que les va mal y aún así luchas con uñas y dientes para mejorar su situación. Porque esas personas son valientes, porque son esas personas las que se merecen toda nuestra admiración. En serio, Diana, toda la razón del mundo :)
      ¡Tranquila! Ya sabes que a desastres vamos a la par. Pero no pasa nada. Como dice Kazz (en "Seis de cuervos"): "ladrillo a ladrillo".
      Tengo que pasarme por tu blog a leer esa entrada sí sí o sí ^^
      ¡Un besazo enorme, Diana, y feliz jueves! ^^

      Eliminar
  5. holaa! hemos leido algp, unpoquito de este autor, narra muy bien y tu enorme y genial reseña nos muestra varias facetas mas. fantastico trabajo. saludosbuhos y mil gracias!!!besotesbbbuhos, te vienes con nosotras y tu comentarios tan maravillosos que tienes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      ¿Así que habéis leído ya algo del autor? :) La verdad es que estoy de acuerdo con vosotras en que narran divinamente bien. Es de esos que te tienen pegadísima a cada palabra que escribe :)
      ¡Oh! Mil millones de gracias, chicas. Me vais a sacar los colores :') En serio, si es que sois adorables. Con vuestros comentarios siempre me arrancáis una sonrisa :')
      ¡Un besazo muy grande y feliz jueves, guapísimas! ^^

      Eliminar
  6. ¡Hola! ^^
    No he leído el libro pero he oído hablar de él :P
    Me alegra ver que ha sido una gran lectura =)

    ¡Un abrazote!

    Un abrazote =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      Leyna, tienes que leerlo. Sí, sí, es muy importante que lo leas :D Ya sabes que no te lo diría si no me hubiera encantado, así que... ¡Léelo! :D
      ¡Un besazo muy grande y feliz jueves, guapísima! ^^

      Eliminar
  7. ¡Hola, Carme! ¿Qué tal? :D Veo que éste libro te ha fascinado :o La verdad es que lo conocía de vista, pero te tengo que ser sincera y admitir que no me había molestado en leer la sinopsis (a pesar de eso, por tu aviso, he ido directamente a la reseña) ;-)
    Jjajja, yo también entiendo lo de levantarse a esas horas a menos que se tenga que ir a trabajar o a algún compromiso xD
    Vaya, si que tiene que ser irritante Naoko para que no te gustara nada :o Por un lado, estoy de acuerdo contigo en que a veces las conversaciones en los libros vienen tan decoradas que son completamente irreales y nos hacen parecer a muchos lectores los seres menos profundos del planeta. Pero aún así, si el libro solo tiene conversaciones tan sencillas, deben de tener algo especial para que realmente te guste, ya que si no, puedes sentir que no te aporta nada.
    Ummm... me he saltado la zona spoiler porque no tengo claro si lo quiero leer o no, tu opinión me anima, pero el libro en sí no me atrae nada.
    Tal vez lo lea, pero ahora mismo, no :-/
    En todo caso, me alegro que haya resultado una lectura tan magnifica para ti :D
    ¡Saludos! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      ¡Y por fin llego a los comentarios de abril! Yo de verdad que llevo lo de ser un desastre a un nivel superior -.- Bueno, al menos ya estoy contestando ^^"
      No la leas. Yo la leí después de leer el libro y... bueno, a mi juicio hay como mil spoilers. Que es cierto que no cuenta las cosas más importantes, pero, ¡por favor!, es casi un resumen ^^"
      ¡Imagínate! Yo tengo un compañero así y no sé cómo lo hago para no meterle la radio por... *Tos de personita inocente* Para no tirar la radio por la ventana, quería decir *inserte aquí emoticono del angelito*.
      No la soporté. Vamos a ver, tenía sus motivos, la chica, para ser como era. Y me dio pena en algunos momentos, de verdad que sí, pero me resultó tremendamente irritante y egoísta. Hay veces en las que hay que pensar en los demás y no sólo en una misma.
      Sobre las conversaciones... fue precisamente por el hecho de leer cosas banales, cosas que decimos todos, que me pareció maravilloso. Claro que tenían puntos importantes, claro que había conversaciones profundas a veces. Pero sobre todo había verdades. La sencillez en estado puro. Si tú me dices algo y yo sencillamente respondo "vaya", no considero que sea algo necesariamente malo. Quiero decir, es lo que tú dices, a veces, leyendo, parece que seamos horriblemente simples.
      ¿No te atrae nada de nada? ¿En serio? Pues yo te lo recomiendo mucho mucho mucho mucho mucho mucho mucho.
      ¡Un besazo muy grande y feliz jueves, Omaira! ^^

      Eliminar

El blog cuenta con la moderación de comentarios por dos motivos:

1 - No perderme ninguno de vuestros comentarios y así poder llevar cierto control.

2 - Evitar spam.

¡Muchas gracias por dejaros caer por aquí y dejar vuestra opinión! ^^