20/1/17

RESEÑA #74: EL LIBRO DE LA ALQUIMISTA


RESEÑA #74: EL LIBRO DE LA ALQUIMISTA


¡Hola, hola, hola!

 Espero que sepáis cómo narices se puede conseguir una barca, porque si sigue lloviendo así las personas que no sepan nadar lo tienen difícil. Pero bueno, ¿cómo os trata la semana? ¿Vosotr@s tampoco queréis salir de casa? ¡Hace un frío de mil demonios y llueve! ¡Vaya mezcla!
 Dejando de lado el fascinante mundo del tiempo, ¿qué tal si pasamos a algo un poquito más ameno? ¡Dentro reseña!

Ficha técnica


Título: (Vanir 6) El libro de la alquimista
Autora: Lena Valenti
Editorial: Vanir
Número de páginas: 512
ISBN: 9788493933890
Precio: 21,90€

Sinopsis

 Dos mil años sin sentir nada son demasiados, incluso para un inmortal como Cahal McCloud. En el pasado, los dioses Vanir lo castigaron por violar las leyes y lo relegaron a una eternidad sin emociones, convirtiéndolo en un crisol vacío, hasta que encontrara a su pareja de vida y esta le devolviese todo lo perdido. Pero nunca imaginó que su cáraid estaría de parte de Loki y sus jotuns, que lo secuestraría y lo torturaría durante interminables y agónicos días. Ahora, por fin, las tornas se han cambiado, y es la científica quién está a su merced. Su sangre le dará un enorme poder, el druida en él despertará y su secreto don será requerido en la lucha contra Lucius y Newscientists, pero nada le importará más al vanirio que vengarse de su verruga. Aunque su alma esté eternamente atada a la de él, aunque los destruya a los dos, llevará a cabo su cometido hasta las últimas consecuencias. Él no se pudo proteger de ella, ahora nadie la podrá proteger de él.

Reseñas de libros anteriores






Mi opinión

 Me moría de ganas por hincarle el diente a esta pequeña joyita y es que, como ya sabéis, Lena Valenti se ha convertido en una de mis escritoras favoritas. Esta mujer, amigas y amigos, hace magia. Magia a través de algo tan bonito y efímero como las palabras.
 Después de cinco entregas de infarto, con sus más y sus menos, llegamos a una sexta que nada tiene que envidiar a sus predecesoras y es que Cahal McCloud es un personaje que vale la pena conocer a fondo. No pensaba lo mismo de Mizar. Como recordaréis, nuestro druida sufrió lo indecible en manos de esa mujer rubia y desalmada, esa chica fría como el hielo. Una chica a la que yo le deseaba cosas terribles, si me permitís la licencia, pero a la que al final le he cogido tanto cariño como a nuestro Magiker.
 Después de ser rescatado de las garras de Lucius, Patrick y Hummus, Cahal decide llevarse a su caráid, la mujer que le ha devuelto a la vida de los sentidos, sentimientos y emociones, a una de sus casas, lejos de todo el mundo. El caso es que, después de todo lo sufrido, pensé que nuestro querido druida sería, cuanto menos, cruel y despiadado en su trato. Me esperaba una versión más bruta de Caleb McKenna, así que podéis imaginar cuál fue mi sorpresa al comprobar que no fue así. Ni mucho menos. Cahal es, en todo momento, un hombre dulce, paciente y zalamero; un vanirio que sabe lo que provoca en las mujeres, ¡y no es para menos! Un amor de hombre, sí, sí. Una pena que no podamos decir lo mismo de la pequeña Miz.
 Os prometo que me esforcé en odiarla. Quería despreciarla por todo lo que había hecho pero, sencillamente, no pude. Miz es una mujer valiente, una chica práctica que sabe lo que se espera de ella y que acepta su destino. Cabezota a dolor, sí, pero oye, tiene sus motivos. Su infancia, ¡cómo no!, fue terrible. Los lobeznos y vampiros mataron a sus padres y a su hermana delante de sus propias narices y ella fue poco más que un juguetito para esos seres despreciables, una chica que era demasiado inteligente para matarla. Una chica que resultó ser un catalizador para el druida.
 Una vez más, nuestra Lena Valenti lo ha conseguido. He querido arrancarme los pelos de la cabeza leyendo este libro tantas veces que no podría contarlas con los dedos de las manos. Me ha gustado el hecho de volver a encontrarnos con una chica que no sabe nada del maravilloso mundo oculto entre la raza humana, porque gracias a ello Miz es mucho más creíble, más consecuente. Ella sólo cree en la ciencia, en lo que puede pasar con la materia, en lo que logran los avances médicos… Le choca sobremanera ver que hay mucho más allá de lo que ven sus ojos, mucho más de lo que ella misma puede llegar a concebir. Y eso es maravilloso. Maravilloso porque nuestra pequeña científica sólo puede seguir mirando hacia adelante y asimilar toda la información que llega hasta ella.
 Supongo que es un buen momento para comentar lo mucho que me gustaron las nuevas incorporaciones y es que, a mi juicio, Daimhin va a ser una protagonista maravillosa, una barda que va a dar mucho de lo que hablar… chica que se las va a tener que ver con un chico al que ni siquiera conoce todavía. Me fascinó que hiciera tan buenas migas con la científica, dejando el pasado donde debe estar: enterrado y olvidado. Lo mismo para Carrik, Beatha y Gwyn. La familia de Daimhin pasa a ser de lo más importante entre las páginas de la novela y es que ellos y sólo ellos saben lo que es ver día tras día a una de las implicadas en el genocidio que se llevó a cabo entre las filas de Newscientist, una organización que, a mi juicio, merece arder. ¡A ver si mi pequeño deseo se cumple prontito!
 Pasando a comentar la relación entre Cahal y Miz… Chapó. No creía que pudiera surgir algo tan condenadamente bonito de dos personas tan antagónicas, tan diferentes… Ella, un cerebrito con un humor más bien escaso; él, todo sonrisas, un hombre con don de gentes. Dos caras de la misma moneda, al fin y al cabo, porque Cahal saca lo mejor y lo peor de sí mismo en presencia de la mujer que ha hecho verdaderas perrerías creyendo estar en el bando correcto. Tal vez mi único reparo esté en el cómo nuestro druida convierte a Miz. No me acabó de parecer justo que tuviera que hacerlo delante de todo el mundo aunque, bien mirado, era la única forma de que no acabaran con la vida de la científica.
 No diré nada más a este respecto, aunque sí haré una pequeña referencia a tres personajes que cobran mucha importancia en el libro. Noah, el berserker adoptado por As, sigue pareciéndome demasiado encantador. Tanto que duele, y es que éste pobre hombre carga con una cruz y unos secretos que nadie, ni siquiera él, conoce. Me muero de ganas por saber cuál es su verdadero papel en todo esto. Ardan y Bryn son, sin duda, las dos nuevas piezas de un rompecabezas más que intrincado. Comentaba en las reseñas de la cuarta y la quinta entrega que la valkyria merecía toda la ira del highlander pero ahora, después de saber cómo se las gasta Ardan, tengo mis dudas. No me gusta el desprecio con el que la trata. Está dolido, vale, ¿pero acaso es eso motivo suficiente para convertirla en su esclava?

 Y, ahora, bienvenid@s a la Zona Spoiler

 No acierto ni una. Tenía claro que Cahal iba a tener un poder más que envidiable, pero en ningún momento imaginé que pudiera llegar tan sumamente lejos. Supongo que el problema fue que centré toda mi atención en todos y cada uno de los movimientos de Miz. Un fallo pasable, sin duda, porque la chica se convierte en todo un problema para todos los presentes en el centro que Adam construyó para Ruth, el Ragnarök. Me pareció muy noble por parte de Menw hacer el esfuerzo de no odiarla, lograr tratarla como a una igual casi al mismo tiempo que todos los niños. Las que más se hicieron de rogar fueron nuestras chicas favoritas, Daana, Aileen y Ruth, pero, oye, al final lo hicieron, que es lo importante.
 La historia sigue las líneas de las novelas anteriores: parar los pies al enemigo y descubrir cómo de algo tan retorcido puede surgir algo tan bonito como el amor. Me pareció francamente sorprendente que Cahal se diera cuenta tan rápido de que realmente estaba enamorado de ella; supongo que esperaba que Miz se rindiera más pronto, que agachara la cabeza y con la boca pequeña dijera todo lo que se esperaba de ella. Pero no lo hizo y, contrariamente a lo que podáis pensar, eso hizo que la apreciara aún más como protagonista. No creáis que soy una desalmada, ¡todo lo contrario! Lo que quiero decir es que me gustó que Lena Valenti creara a una protagonista femenina tan fuerte, tan segura de sí misma.
 Muchas veces he hablado de lo mucho que me gusta la visceralidad en los protagonistas. Miz fue precisamente eso: una chica visceral, tan dulce como calculadora, tan cariñosa como arisca. Tan fría como alguien que lo ha perdido todo y ya no le queda nada por lo que luchar; pero lo suficientemente humilde como para querer dar su vida a cambio de proteger a Eon, el pequeño vanirio desfallecido. Ese niño de apariencia enfermiza y débil que luego resultó ser una pieza clave. No quiero desvelar nada más en lo que a esto se refiere, pero sí que os diré algo: no podía creerlo, sencillamente no tenía ningún sentido. Hasta que lo tuvo, por supuesto.
 Lo más bonito de esta historia, si me paro a pensarlo, no es tanto la rendición de Miz; sino como ambos se redescubren a sí mismos. Se habla mucho de gente que no sabe realmente quién es hasta que un día un bofetón de realidad le azota, ¿cierto? Bien, pues en este caso es justamente eso lo que llega a nuestros protagonistas. Un grandísimo bofetón que manda a Cahal directo a un lugar mágico… un lugar del que no os pienso hablar, porque quiero que leáis el libro.
 Mis últimos comentarios harán referencia a Noah y Nanna. Permitidme que diga que estoy hasta las santas narices de los juegos de Freyja. Esa mujer dice más cuando calla que cuando habla y eso, creedme, me pone enferma. Ya es mala pata que nuestro pobre berserker no sepa quién es realmente más allá de la misteriosa referencia que hace Hummus hacia él, llamándolo “Niño perdido”, como para que encima la muy desgraciada de Freyja no permita a Nanna que Noah la toque. Algo obvio, teniendo en cuenta que las valkyrias deben ser vírgenes, ¿sí? ¡Pues ya está bien, leche! Ella es la kone de Noah. Todo el maldito mundo lo sabe. Así que me puse muy contenta cuando por fin la diosa movió ficha y desveló la ubicación de la valkyria, la encargada de recoger a los caídos, a nuestro chico misterioso. Tengo mis teorías, claro, pero como no me apetece humillarme cayendo en errores, por el momento me las reservo.

Con todo, El libro de la alquimista es una sexta parte tan maravillosa como las anteriores. Con unos protagonistas sencillamente geniales y una prosa deliciosa, Lena Valenti vuelve a sumergirnos en el trepidante mundo de nuestros guerreros regalándonos, una vez, momentos que hacen que temblemos de emoción. ¡Qué ganas de leer el séptimo!

Nota: 4,5/5

Citas

(…)
 A Cahal, en cambio, le hablaban las estrellas. Todo el universo hablaba con él; la naturaleza se comunicaba en su propio idioma y le sobrecogía su claridad y la poca maldad que había en ello. El cielo era único y no juzgaba a nadie.
(…)

(…)
 No sabía si ese hombre la protegería o no, pero entendió de una manera cruel que querer mucho a las personas hacía que estas desaparecieran.
 Nunca más volvería a querer.
(…)

(…)
 Él, que estaba en su cabeza, se había descubierto sonriendo ante algunas de sus ocurrencias, admirando otras y frunciendo el ceño a las que lo ponían a la altura del betún. Porque él no era ni un hijo del demonio, ni hijo de una puta, ni un híbrido entre enano y gilipollas y, ni mucho menos, un descerebrado macho cabrío comepollas a punto de desgarrarla.
(…)

(…)
-Bueno, el amor se tiene que pelear día a día – le susurró Adam dándole un beso en la mejilla –. Y estos dos se pelearán mucho. Como esas novelas que tanto te gustan en las que los protas se discuten por sus diferencias y luego se reconcilian como conejos.
-Son las mejores, ¿acaso no lo sabes, lobito? La vida es caos. El amor también lo debe de ser, de lo contrario, sería falso.
(…)

(…)
 Eso era lo que más le gustaba de ella. No mentía. Era franca, honesta y directa; y lo que algunas tardarían en reconocer solo por hacerse las remolonas, ella no lo haría. ¿Por qué fingir que no sentía nada cuando lo sentía?
(…)

(…)
-Oh, caray. Menudo humor ha sacado esta – la señaló con el pulgar, mirando a Cahal con diversión –. Robin está muy bien, guapa – respondió contestando a la pulla de la rubia –. De hecho me ha dicho que estaba dando caza a tu padre, el doctor Frankenstein.
(…)

(…)
No lo toques.
 No soy yo. Ha sido él. Contestó interesada por su comportamiento neardental.
 Entonces, suéltalo. No quiero olerte y detectar olor a perro en tu piel.
-Ni yo quiero oler a zorra en la tuya – esto último lo expresó en voz alta, con tanta contundencia y espontaneidad que los dos se sorprendieron.
(…)

(…)
-Honra a tu familia disfrutando todo lo que puedas, de aquello que te rodea y deseas. Si no lo haces, ellos habrán ganado. Y no queda mucho tiempo, doctora. Tarde o temprano todo volará por los aires; y no habrá nada que lamentes porque no habrás vivido nada con la intensidad suficiente como para echarlo de menos.
(…)

(…)
 Nunca había sido dueña de nada. Ser o no ser dueña de algo era, incluso, un término demasiado posesivo como para apreciarlo.
(…)

(…)
 Y la besó. Le dio un beso de esos que la dejaban a una con los ojos vueltos. Sus brazos se quedaron lánguidos a cada lado de su cuerpo, y disfrutó de sus labios y de la pasión y la ternura que le estaba dedicando. Los besos de verdad eran así. Una mezcla de vida, luz y chispa eléctrica. Y si no lo eran, entonces, no valían.
(…)

(…)
-¿Dónde están <<miz>> gafas?
 Daana escupió el café, y Menw se partió delante de su hermano.
 Cahal puso los ojos en blanco.
-No te lo tomes a mal, brathair – dijo Menw –, pero reconocerás que la chica no ha entrado con tan buen pie como para ganarse el título honorífico a <<Miz Zimpatía>>.
 Daana se dobló sobre sí misma ahogándose en sus propias carcajadas.
-Está bien, chicos – Caleb levantó una mano y se limpió las lágrimas de la risa –. Vamos a tener un poco… un poco de… – le faltaba el aire –, de <<misericordia>>.
-Qué cabrón – murmuró Cahal con una sonrisa –. Que os den a los tres.
(…)

(…)
 El silencio era parco en palabras, pero el lenguaje no se expresaba solo mediante vocablos.
(…)

(…)
Las palabras eran como puñales. Si daban en el centro de la diana, lo único que podías hacer era tener la misma puntería.
(…)

(…)
-Y me lo dice un tío que tiene unas alas de mariposa en la cabeza. Las mías son más grandes – sonrió vanidoso –. Igual que mi polla.
-A ti te desterraron por creído gilipollas, ¿me equivoco?
-Y a ti te congelaron, ¿verdad? Oye, ¿y todavía eres virgen?
 Noah sonrió y estudió su escudo con la estrella blanca en el medio.
-¿Sabes lo que saldría si Thor deja embarazada a una Thortillera? Tendrías una Superthortilla. No dejes nunca embarazada a Miz.
(…)

(…)
 Todos tenían derecho a vivir sus sueños, ¿por qué no? Y nadie debía decirles cómo hacerlo.
(…)

(…)
 El amor llegaba como un vendaval. Lo veías venir, pero no podías evitar que lo volara todo por los aires. Arrasaba. Y al druida no le había hecho falta casi nada para arrasar con ella.

(…)

10 comentarios:

  1. Pues sí que hace muchísimo frío sí... y las barcas están muy caras, así que haber qué hacemos.

    Es una saga muy larga, así que... no creo que la lea por ahora. De todas formas, gracias por reseñarla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      ¿Así que lo de la barca no hubiera podido ser posible? Vaya xDD
      Siento que no te llame la atención. La verdad es que yo cuando la empecé no creí que fuera a engancharme tanto y, mírame ahora. Deseando leer el siguiente jajajaja Ojalá algún día te animes ^^
      ¡Un besazo muy grande y que pases un buenísimo fin de semana, Noa! ^^

      Eliminar
  2. ¡Hola, Carme! ¿Qué tal? :D Uff, he visto por las noticias cómo está la situación en la Península y es increíble el frío tan grande que hay. Aquí un poco de fresco por las noches, pero ni lluvia ni nada xD Así que respecto a eso, estamos en situaciones opuestas.
    Respecto a este libro que reseñas, creo que sobra decir que con esta saga ya me veo totalmente perdida para opinar :-( Así que más que nada, comentaré tus reacciones.
    Lo de que es una de tus escritoras favoritas, ya está más que claro jaja Ya vas por 6 libros suyos y no te has cansado de ella y eso no lo logra cualquier autor.
    Me atrae esa pareja tan diferente y que pega tan bien a pesar del detalle que no te gustó. Yo hace tiempo que no encuentro a una pareja literaria que me enamore :-(
    Espero que el séptimo te guste igual :D
    ¡Saludos y muy buen fin de semana (espero que con menos frío)! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      Fue realmente heavy el tema de la lluvia - yo contestando mil días tarde a los mensajes, qué novedad... -. No paraba de llover y hacía un frío de mil demonios xD Eso sí, ahora parece que la cosa está más calmada. Hace frío, pero se puede soportar sin problemas :)
      No pasa nada. Ya sabes que el mero hecho de que te pases por aquí a mí ya me parece maravilloso ^.^ Sigo animándote a que leas, al menos, la primera parte de la saga. Realmente es de esos libros que te dejan con los ojos haciendo chiribitas. Tienen esos tíos de cuerpo 10 a los que les sacarías los ojos, pero al final acaban siendo buena gente ;D
      Sin duda :D Espero que los libros que me quedan sean igual de maravillosos.
      ¿Así que últimamente no hay suerte con las parejas literarias? :S Qué faena. La verdad es que Miz y Cahal son de los que dan para hablar la tira de rato. Yo me esforcé en odiarla, Omaira, pero nada, que no había manera xD
      ¡Un besazo muy grande y que pases un maravilloso fin de semana! ^^

      Eliminar
  3. Me alegra ver lo mucho que disfrutas con esta saga :D

    Besitos =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      ¡Gracias! :D Recuerdo que a ti no te acabó de convencer la primera parte :S Una pena, Leyna, porque yo estoy que me muero por leer el siguiente jajajajaja
      Gracias por pasarte, guapa ^^
      ¡Un besazo muy grande y que pases un buenísimo fin de semana, Leyna! ^^

      Eliminar
  4. Hola Carme!

    LA verdad que desde que descubrí hace ya unos años a Lena, intento leer todo lo que publica, de momento con la saga vanir he cumplico, con amos y mazmorras estoy en ello y también he leído panteras algo totalmente diferente sin perder su esencia. En esta entrega Cahal me caló muy hondo y Miz tampoco la pude odiar, porque aunque lo putee bastante, esta tan bien explicados sus motivos y lo que ella cree, que no me parecía descabellado que lo justificara, así que ahora solo a continuar con el siguiente y a ver que te parece.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      Adoro hablar de estos libros contigo, en serio :D ¿Qué tal fue el final de "Vanir"? Espero que no te decepcionase, porque yo me muero de ganas por llegar a ver qué va a pasar con todo el mundo. No me he animado con "Amos y mazmorras". ¿Qué tal son? :)
      Totalmente de acuerdo con lo que dices. Yo me esforcé en odiarla - ¡es que ojo lo que hizo la tía! -, pero nada, que no había manera. Sus argumentos tenían mucho peso y me pareció un personaje muy sensato. Y Cahal... *.* Yo me moría de amor a cada palabra.
      ¡Me muero por leer el siguiente! :D
      ¡Un besazo muy grande y que pases un maravilloso fin de semana, Esther! ^^

      Eliminar
  5. Hola!!
    En cada reseña de estos libros te digo lo mismo, que me los tengo que leer jaja Me llaman bastante la atención, pero es que son mucho y ahora mismo prefiero leer libros autoconclusivos o terminar sagas que tenga, pero que apuntado lo tengo desde que vi la primera reseña jaja
    Como siempre mi parte preferida de tus reseñas son el final cuando pone las frases, es una parte que me encanta.
    Un beso :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      Sí, sí, Victoria. No hay excusa. Tienes (TIENES) que leerlos, que así podremos ponernos al día. Me muero de curiosidad por saber cuál sería tu pareja favorita ;D
      Tienes razón en que es una saga larguísima - de hecho, a mí me falta un porrón para acabarla -, pero es que cada libro vale la pena. Parezco aquí una chica de marketing, pero es que, ¡jolines, son geniales! :D
      ¿Así que estás en operación acabar sagas? :) ¡Qué campeona! Yo de momento no he avanzado mucho en ese propósito xD
      Siempre pongo citas porque, cuando leo una reseña de quién sea, me gusta ver cómo escribe el autor o la autora de la novela :) Me alegro de que sea una parte que te guste :D
      ¡Un besazo muy grande y que pases un maravilloso fin de semana, Victoria! ^^

      PD: Esta tarde me paso sí sí o sí por tu blog :D

      Eliminar