2/7/16

REGRESO DEFINITIVO + NUEVA SECCIÓN: RETAZOS


REGRESO DEFINITIVO + NUEVA SECCIÓN

Retazos

¡Hola, hola, hola!

 Bueno, pues ya veis. Aquí estoy otra vez, pero esta vez para quedarme de verdad. Os diré cuál ha sido el mayor problema a lo largo de estos días: la universidad. Necesitaba unos días para procesarlo todo, las buenas y las malas noticias, para poder hacerme a la idea de que, aunque hay veces que las cosas cuestan, y mucho, no hay que olvidarse de encontrar lo que nos hace de verdad felices para poder encarar aquello que tan poco nos gusta y decir, sin ningún tipo de pelos en la lengua: “jódete mil veces, ¡lo he superado!”. ¿Y cómo supero yo las cosas? Con breaks largos, quitándome obligaciones de encima y centrándome plenamente en aquello que realmente necesito. Y esta vez era escribir. No sabéis la de veces que he empezado proyectos, que me he pasado horas delante de la pantalla, intentando plasmar todo aquello que me llena, que necesito decir y que, en cierto modo, a mí me gustaría encontrar. Siempre que escribo digo que lo más importante es dejarse la piel, llegar a la gente, lograr que tus palabras no aburran… llorar en el papel. Así que eso es lo que quiero añadir a este blog. Los días que por “n” o por “z” no quiera ni pensar en leer, quiero escribir. Para todas vosotras, para todos vosotros pero, sobre todo, para mí. Quiero haceros llegar retazos de las cosas que a mí de verdad me gustan, que no son siempre los libros. Quiero aumentar, en cierto modo, mis horizontes; y es que me he dado cuenta de que, desde que tengo este pequeño blog, puedo expresarme con mayor facilidad, que puedo decir aún con menos pelos en la lengua qué me gusta y qué me molesta.
 Así que, como decía, ya veis. Aquí estoy otra vez, dispuesta a que veáis, de forma prácticamente inédita, uno de los fragmentos que me ha estado ocupando estos días.


El tiempo


 El tiempo no siempre es un buen compañero, eso lo sabía. Los segundos, esos pequeños demonios disfrazados de ángeles que prometían las mil maravillas… los minutos, las horas, los días… Una larguísima sucesión de números que, de repente, parecía verdaderamente infinita, casi letal. Tal vez sea un hecho, al fin y al cabo, que quien espera desespera; aunque eso significara que las largas charlas con la abuela no fueran solamente largas, sino también productivas, casi sabias. Las frases alentadoras, los comentarios altivos, las súplicas y las verdades de repente carecían de sentido. ¿Qué importaba el estúpido número que marcaba tu hoja? Ese papel en blanco sólo corrompido por la tinta negra, por esos horribles círculos hechos bajo la presión de ese jodido monstruo, el tiempo, que decide cuándo empieza y acaba todo. Qué se joda el tiempo, digo, y me siento libre. Qué se joda el maldito número de la hoja. Qué se joda el tiempo, repito. Y me lo creo. Porque es cierto. No hay nada lo suficientemente fuerte, lo suficientemente doloroso, que tenga el poder de destrozar a una persona. El tiempo. Monstruo que persigue, que acosa… Que molesta, al fin y al cabo, porque unos lo quieren muy cerca y otros muy lejos. El tiempo, que parece implacable allí arriba, en los relojes que cuelgan de las paredes, en nuestras muñecas, en el motivo de nuestras últimas adicciones. El tiempo, que, como todo monstruo, siempre puede ser derrotado… porque ahora yo elijo qué hago con los sesenta demonios que componen un minuto, con los sesenta minutos que dan paso a una hora, con las veinticuatro horas que forman un día… Y lo que decido, esta vez, es sonreír y decirle al tiempo: no hay tiempo de preocuparse. Bien mirado, el tiempo es visceral. Cura tanto como hiere y hiere tanto como cura. Tal vez sea infantil, puede que incluso demasiado optimista para alguien que habla del tiempo usando de forma redundante el nombre del monstruo; pero, oídme, ¿quién es el tiempo, para decirnos cómo debemos invertirlo? Baila en la cocina, canta en la ducha, grita cuando algo de verdad te ponga furiosa y luego, cuando por fin puedas sentarte a pensar en todo lo que ha pasado, cuando por fin quieras ver la luz al final del túnel y veas que no hay problemas, sino complicaciones innecesarias, formas de hacer más difícil lo fácil… siente como el tiempo te cura. Y acéptalo porque así, cuando el tiempo se convierta de nuevo en un horrible monstruo de grandes fauces, todo será muchísimo más sencillo.
 Que se joda el tiempo. Que se acerque, que se aleje… que grite y llore contigo, que te vea cuando te ríes, cuando tienes los entrecerrados de tanto sonreír… Que se joda el tiempo. Porque es tuyo.

10 comentarios:

  1. ¡Hola, Carme! Me alegra que ya seas 100% libre y que hayas tenido tiempo para relajarte y afrontar tanto las cosas buenas como las no tan buenas. Lo de que escribas y publiques esas cosas en el blog, me encanta ^^ Ya sabes que te he dicho que yo leería lo que escribieras porque creo que sabes expresarte muy bien. Lo de expresarte con más libertad ¿sabes que te lo estaba pensando en comentar en alguna entrada? He notado que cada vez has sido más directa y que te expresas de un modo diferente que al principio, no mejor, porque siempre has escrito GENIAL :-D Me refiero a que te veo más lanzada, no sé expresarlo muy bien, pero vamos, que creo que tu estilo ha ido variando.
    Sobre "El tiempo": Vaya, me has impresionado, he empezado a leer y lo he leído de un tirón y mira que con los pequeños relatos me suele costar engancharme. Me gusta el aire reivindicativo que tiene tu texto, y si, tienes razón que al referirte a él como "monstruo", es raro que le des un toque de optimismo diciendo que lo aproveches como mejor creas. Aunque dices eso, por la forma de expresión, me parece un relato más bien desgarrador, de desesperación pero con un trasfondo que, planteándotelo, es cuando le ves el lado positivo.
    ¿El problema de "el tiempo"? Realmente por mucho que queramos gastarlo de un modo, no siempre puede ser así. Aquí sale mi lado pesimista pero es inevitable que estemos atados a él y no solo en plan fijarte en las horas, sino también en el paso del tiempo desde el punto de vista de los años y plantearte si has hecho todo lo que querrías.
    Mira, esta frase del libro "Ojalá fuera cierto" es la que yo nunca olvido respecto a como aprovechamos el tiempo: "Cada mañana al despertarte recibimos un crédito de 86400 segundos de vida al día y cuando nos dormimos por la noche, esa reserva desaparece, lo que no hiciste en el día, se perdió..." Me atrae por el modo en que habla de valorar cada segundo y que lo que no se hace en ese momento, se pierde.
    Eso si, en lo que has escrito, me encanta lo de que el tiempo es tuyo al final, ya que tienes razón en eso, independientemente de como lo hayas pasado, es tu tiempo y ya sea haciendo lo que más desearías o no, creo que hay que valorar el modo en que se ha pasado y que incluso lo que te molesta/fastidia/enfurece, yo creo que te aporta algo.
    Me encantará leer más secciones como esta :-)
    ¡Saludos y muy buen fin de semana! ;-)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Carme! :)

    Me alegro mucho de que al fin seas libre y espero que te haya ido muy bien en tus exámenes :D Es bueno que te hayas tomado unos días para relajarte, para reflexionar sobre todo y para organizarte en todos los sentidos. Yo también hace una semana quedé libre del examen de inglés que iba a presentar y esta que pasó me la tomé para relajarme, para adelantarme en mis series y todo eso.

    Sobre la presente entrada, debo decirte que me ha encantado la sección porque nos permitirá a todos conocer un poco más de ti, de tus pensamientos sobre distintas cosas. Así mismo, me has sorprendido mucho por la profundidad que hay en tu escrito; ya sabía que eras una persona muy sabia, pero vaya, que esta vez me has dejado sin palabras. En verdad escribes muy bien y esperaré con ansias cada uno de tus retazos. Como pequeña reflexión, solo digo que todos deberíamos aprender a manejar el tiempo a nuestro antojo, no al revés porque si nos convertimos en esclavos de esas horas, de esos minutos, de esos segundos... Pues la vida se nos irá en un soplo y muy pocos serán los momentos felices que recordemos; así que es maravilloso que al final del texto hagas del tiempo algo tuyo.

    ¡Un abrazo grande! ^^

    ResponderEliminar
  3. Hola Carme!

    Me parece muy buena idea esta nueva sección. Me ha encantado lo que has escrito y te juro que mientras iba leyendo se me iba formando una sonrisa, por la veracidad que has conseguido transmitirme; seguro que nunca nos paramos a pensar en el tiempo, damos por hecho que es el que es, pero nunca es suficiente, lo que me ha gustado más es que es verdad que nosotros mismos debemos ser los encargados de elegir en que queremos gastar nuestro tiempo o como emplearlo.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Wow, me has dejado sin palabras con este pequeño fragmento que has escrito, me alegra mucho que te animaras a compartir alguno de tus escritos y espero que sigas haciéndolo porque de verdad lo haces muy bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Felicidades por animarte a compartir tus escritos en el blog, me ha encantado El tiempo. Me identifico bastante con lo que has puesto, en los últimos meses en especial. Me alegro de que puedas volver por el blog, de paso yo también estoy haciendo lo mismo.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  6. ¡Carme!

    ¡Qué ilusión que estés de vuelta! Me encanta ver tus comentarios otra vez, siempre eres capaz de sacarme una sonrisa :) Espero que hayas conseguido los objetivos que pretendías en la universidad y que puedas dedicarte un poquito más al blog y a escribir... Porque tengo que felicitarte. ¡Me ha encantado tu escrito sobre el tiempo! He disfrutado leyéndolo y ya tengo ganas de volver a leer alguna otra cosa escrita por ti.

    Bienvenida otra vez y nos vamos leyendo :)

    1beso

    ResponderEliminar
  7. Hola Carme!!!
    Ahora discúlpame tú a mí por haber tardado tanto en pasar por tu blog, pero estos días he estado vaga y no me apetecía nada ponerme delante del ordenador O.o
    Me alegra ver que ya eres libre al 100%!! Eso significa que te habrá ido todo genial, seguro que sí!!
    Y te entiendo, ehhh. Hay veces, que por más que quieres no se puede estar a todo, nos faltan horas al día, ¿verdad?
    Bueno, y sobre el escrito, guau, me ha encantado leerlo, espero que este sea el primero de muchas y que sigas compartiéndolo con tod@s nosotr@s :D
    Besos guapa <3333

    ResponderEliminar
  8. Me alegra que vayas a estar más por aquí y me encantó el escrito :D

    Besitos :P

    ResponderEliminar
  9. Hola!
    Yo también he estado muy perdida este último mes por blogger, pero como tu, estoy decidida a volver a tope!
    Descubrí hace años que al escribir era yo misma, que escribiendo olvidaba todos mis problemas y creo que aparte de leer es una de las cosas que más me gustan hacer en la vida, creo que saca lo más profundo de nuestra alma y eso es algo maravilloso. Me ha encantado tu escrito, el tiempo es un tema que a mí siempre me estresa y agobia, siempre pienso no tengo tiempo, no tengo tiempo de vivir, de reír, de llorar y de las mil cosas que dices, pero tienes mucha razón que se joda el tiempo, hay que vivir al máximo, sin pensar en cuando tiempo nos queda.
    Y por último, muchas gracias por pasarte por mi blog, siempre es una alegría leer uno de tus comentarios :D
    Un beso :3

    ResponderEliminar
  10. El tiempo nos jode a todos mucho, sobre todo para hacer cosas que nos hacen disfrutar. Por eso yo también voy a gritar que le jodan al tiempo porque es mio y lo disfrutaré como me apetezca.
    Me alegro que vuelvas. Y todo con calma jejeje
    Mil besos^^

    ResponderEliminar

El blog cuenta con la moderación de comentarios por dos motivos:

1 - No perderme ninguno de vuestros comentarios y así poder llevar cierto control.

2 - Evitar spam.

¡Muchas gracias por dejaros caer por aquí y dejar vuestra opinión! ^^